TU SANGRE, MI VOZ.

¿Morirá
mi voz sofocada?
Mis ojos en un abismo
Caerán sobre ti mismo.

¿Provocaré
mi voz en tu silencio?
Mis manos trazarán
Un poema reclutado y mísero.

Y entre noticias y bombardeos,
Leyes secas y tiroteos,
escucharemos juntos
Ese verso, que un día conoció;
Guerras y hambre,
Muerte por Paz,
Envidia y soledad
en guerra por la mar,
avistando una tierra ensangrentada.
Un dolor que resucitó
un ancla dormida
y una bandera, nación,
y un barco vencido, poeta,
Que jamás quizás, nadie venció.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Días de tormento soleado

El mundo en un acordeón.