COMPARSA DE UN POETA RESENTIDO

                                      Viento, que respiras su amor.
Que rozas su mano con descaro,
y ardiendo en su pasión
soplas riñendo tu brisa
cuando a ti se acerca lentamente...
                                      ¿Qué remedio te queda sino esperar
y mirar hacia a un lado,
tímido y sin despertar,
soñando nada más?
Y son sus ojos que relucen en ti.
Luces que brillan en ese antro,
de dos miradas que a comparsa van.
Presumiendo de su vuelo
Exaltan el corazón de un poeta
aniquilado por las ganas
de no rendirse en tu boca.
                                      Son las palabras de un trovador
bailando al son de un poema, 
De tu brisa y su mirada
con esa letra infinita, 
con esa mirada de niño
                                      Que ha perdido en el desierto
y has dejado que su boca,
sea presa de ese momento,
de sequía creado por ti
como un ciclón enamorado.
                                     Es fuerte el latir que hay en tu pecho,
por besar su boca, sin tenerlo cerca.
¡Búscalo!¡Bésalo!
Ponle remedio al amor,
                                      sin esperar bajo este techo.

Comentarios

  1. Otro precioso poema de amor. Me encantta :D

    ResponderEliminar
  2. Disfruto con cada verso leído. una obra de arte que no puedo dejar de admirar ni de leer. Te has superado a ti misma.

    ResponderEliminar
  3. Gracias David, me llena de orgullo saber que piensas eso, como yo. Estoy de acuerdo, me he quedado helada yo misma. :D

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Días de tormento soleado

El mundo en un acordeón.