DUEÑO DE UN VERSO

Bajo tu boina aún liviana,
Y tu fiebre espartana,
Tus ojos velan el verso
Recitado a la deriva.

Tú, poeta que duerme
Entre las piedras.
Cercano a la marea y
Vigilante de sus olas,
Eres dueño del aire
que meces en tinta
y esclavo de del ancla
que su sujeta tus manos.

Patricia López Castillo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Días de tormento soleado

El mundo en un acordeón.